Panamá voló a Chinese Taipei con intenciones de medalla y demostraron que así es debutando con victoria por 1-0 ante Corea del Sur.

La gran victoria tuvo un gran héroe como protagonista. Adán Sánchez comenzó el partido de tercera base, consiguió un doble en su primer turno al bate, el único hit del juego hasta que el mismo Sánchez conectara el segundo (siendo el decisivo como veremos) en la parte superior de la sexta, y se subió al montículo en la parte baja de la tercera cuando el zurdo Jaén Ortega golpeó al primer bateador Jang Jeongu. Sánchez comenzó con una base por bolas, obtuvo un poco de ayuda con un discutible corrido de bases de Corea, y luego puso la marcha crucero hasta el final del juego con una impresionante recta de 80 millas por hora y un cambio y una curva con algo de control. Sánchez y Ortega lanzaron un no hit conjunto.

Hay más para resaltar el impresionante día de Adán Sánchez. El hit que consiguió en la sexta fue un imponente jonrón al jardín izquierdo, que acabaría dando el juego a Panamá. En la parte baja de la entrada Sánchez volvió al montículo y dio la base a Jang Jeongu, pero seguidamente lo eliminaó en segunda tras roletazo de frente de Lee Jinjung. Lee se convirtió en el segundo out, eliminado robando por el receptor Batista en un lanzamiento franco bien orquestrado, y Sánchez selló la victoria ponchando a Lee Jinjung.

Swing de Adan Sanchez yendo a por el cuadrangular en la sexta

El pitcheo de Corea no fue menos impresionante. El abridor Jang Jeongu fue substituido con 2 outs en la tercera después de permitir solo un hit. Ji Seungwon subió al montículo desde el campo corto para lanzar el resto del juego.

La victoria de USA por 16-0 sobre Australia fue una muestra de poder. Los bidefensores del título mundial dieron cuatro jonrones: un grand slam del jardinero izquierdo Grahovac y tres más por el jardinero central Reiland, el designado Burnes y el bateador emergente Barnes.



Bryce Rainers (3 entradas, 1 base, 5 ponches) y Ashton Larson (una entrada perfecta) se  combinaron para un no ceder ningún hit.

Nicaragua consiguió 11 carreras en el segundo inning para romper el marcador contra Alemania acabando 17-2 en 4 entradas. Alemania necesitó 3 lanzadores para obtener los 3 outs del segundo marco (el abridor Schilke no consiguió ninguno, el relevo Fernández sumó 2 y su relevo Kleehaupt consiguió el tercero) y solo pudo sumar un hit (del bateador emergente Moritz) contra Derick Reyes y Bryan Morales. Nicaragua no necesitó potencia: cada jugador en la alineación titular consiguió al menos un hit (un total de 17) y solo uno (un doble del campocorto Machado) fue de bases extra.