Koji Uehara anunció el final de su carrera durante una emocional conferencia de prensa en Tokio, Japón. La carrera de Uehara es sin duda una de las más exitosas y condecoradas de la historia, en la que ayudó a sus equipos a obtener la Serie de Japón, la Serie Mundial, el Clásico Mundial de Béisbol y una medalla de bronce olímpica. Es uno de los 16 jugadores que ganaron tanto la Serie Mundial como el Clásico Mundial de Béisbol.

En cuanto a su retiro, según lo informado por el Japan Times, Uehara explicó: “No era posible para mi jugar en un equipo de segunda categoría”.

Nacido en abril de 1975, Uehara estuvo en su segunda etapa en la Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NPB, por sus siglas en inglés) con los Yomiuri Giants, el equipo que lo había contratado como su primera selección en 1999.

Después de sacar 0-5 en 36 partidos durante la temporada 2018, el ex All-Star fue degradado a las Ligas Menores.

Uehara se graduó de la Universidad de Osaka en Ciencias de la Salud y del Deporte en 1998 y rechazó una oferta de 3 millones de dólares USA de los entonces Anaheim Angels.

Hizo su debut en la NPB el 29 de marzo de 1999 y ganó 20 partidos, 15 seguidos. Obtuvo los honores de Novato del Año y recibió el Premio Eiji Sawamura como mejor lanzador abridor.

Fue lanzador titular para el equipo que ganó la Serie de Japón 2002 de NPB.

Los Yomiuri Giants lo habían convertido en un relevista en 2007 y les había recompensado con 32 salvamentos.

Uehara se mudó a la Major League Baseball (MLB) después de la temporada 2008 y debutó con los Baltimore Orioles el 8 de abril de 2009, y fue utilizado como relevista intermedio.

Recuperó el trabajo del cerrador cuando se mudó a los Boston Red Sox  en 2013 y su malvado splitter se convirtió en una de las claves de la Serie Mundial para los Boston. Uehara fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana y lanzó en cinco juegos de la Serie Mundial y nunca permitió una carrera.

Como lo expresó Nora Pinciotti, de Boston Globe, Uehara era “muy querido y un poco excéntrico, el tipo de personalidad que deja a los que han estado con él con muchas historias que contar”.

Una de estas historias proviene de Dana LeVangie, hoy entrenador de lanzadores de los Red Sox, pero entonces entrenador del bullpen.

Antes de ingresar a un juego de la Serie Mundial, Uehara se sintió un poco adormecido. Así que se dirigió a LeVangie con una petición: “Me pidió que lo golpeara en la cara”, dijo LeVangie al Globe.

Uehara abrió tres partidos para Japón durante el Clásico Mundial de Béisbol 2006. Limitó a EE.UU. a una carrera en 5 entradas, se fue con una sin decisión en la segunda ronda y volvió a eliminar a Corea en siete entradas magistrales en la semifinal.

También representó a Japón en dos Juegos Olímpicos: 2004 en Atenas, los Samurai Japan obtuvieron una medalla de bronce, y 2008 en Pekín.