Tokio. Japón aplastó a Holanda 16-4 en el Tokyo Dome para sumar su segunda victoria en esta ronda, y se convierte en el primer equipo de este grupo en avanzar a las semifinales del Clásico Mundial de Béisbol.

Los grandes bateadores del Equipo Samurai explotaron con 17 hits, de los cuales seis fueron homeruns, que empató el récord de más homeruns en un juego del Clásico Mundial de Béisbol.

Los campeones defensores del Clásico Mundial de Béisbol anotaron carreras en cada entrada, ya que el partido finalizó en el séptimo inning de acuerdo con la regla misericordia.

Un aspecto inusual de la jornada, fue que el orden de bateo de Japón intentó completar una hazaña poco común béisbol – conseguir el ciclo de homeruns. Los seis cuadrangulares incluyeron 2 homeruns de una carrera, dos de dos carreras, dos de tres carreras, y un Grand Slam.

Contra el abridor de Holanda Rob Cordemans, el primer bateador Takashi Toritani hizo toda una declaración del Team Samurai conectando un homerun.

En el segundo inning con un hombre en bases, Nobuhiro Matsuda pegó un homerun de dos carreras. Bateadores más tarde, con dos corredores en base, Seiichi Uchikawa golpeó un homerun de tres carreras para llevar a Japón por 6-0 tras finalizar el segundo inning.

En el siguiente inning, Atsunori Inaba etiqueto al segundo lanzador holandés Tom Stuifbergen con un homerun solitario.

El ataque implacable del Equipo Samurai continuó en el cuarto inning, cuando con dos hombres en bases, Yoshio Itoi conectó un homerun de tres carreras para que poner el 10-0 en ese punto. Japón agregó una carrera en cada uno de los próximos dos capítulos.

Holanda finalmente cobró vida en la segunda parte de la sexta entrada al anotar 4 carreras. En ese rally, Wladimir Balentien acarició un doble con las bases llenas para llevar a todos los corredores a home. Entonces Andruw Jones golpeó un sencillo RBI que sería la cuarta carrera holandesa en ese inning para poner el marcador en 12-4.

En el séptimo inning, el equipo Samurai puso el juego fuera del alcance cuando con las bases llenas, Hayato Sakamoto inició la explosión de fuegos artificiales final con un Grand Slam para dejar el resultado final de 16-4.

El abridor japonés Kenta Maeda fue el lanzador ganador. Lanzó cinco entradas en blanco, cediendo sólo un hit y ponchó a nueve bateadores.

El abridor holandés Rob Cordemans se cargó con el perdido, ya que permitió 6 carreras y fue sustituido durante el segundo inning.

Japón tiene dos victorias, y pasa a las semifinales del Clásico Mundial de Béisbol en los Estados Unidos la próxima semana.

Holanda (1-1) se enfrentará a Cuba (1-1) en el próximo partido de mañana (11 de marzo), con la segunda plaza en las semifinales en juego.

(por Jason Pan, corresponsal especial de la IBAF en el WBC)